Anécdota del Cardenal Richelieu

En 1606, Enrique IV nombró a Richelieu obispo de Luçon. Como aún no tenía la edad mínima requerida, fue necesario un viaje a Roma para obtener una dispensa del Papa. Una vez delante del Sumo Pontífice, al ver éste que era tan joven, le preguntó:

–¿Tienes la edad requerida para estos menesteres?

Richelieu le contestó afirmativamente. Una vez consagrado pidió al Padre Santo que le otorgara la absolución por una mentira.

–¿Qué mentira ha sido ésta? —le preguntó el Vicario de Cristo.

–Le he dicho que tenía la edad y en realidad físicamente no la tengo. Pero  espiritualmente me siento capaz de cualquier misión. Ahora soy obispo y la cosa no tiene remedio…

El Pastor Universal se sintió en extremo enfadado por este hecho, pero posteriormente le comentó a sus cardenales:

–Sin dudas este osado joven llegará lejos. Sabe abrirse paso.

Y…así fue…entró en la política, convirtiéndose en Secretario de Estado, en 1616. Richelieu pronto alcanzó un gran poder en la Iglesia católica y en el Reino de Francia, convirtiéndose en cardenal en 1622, y en el primer ministro del rey Luis XIII en 1624. Permaneció en el cargo hasta su muerte en 1642, siendo sucedido por el también cardenal Julio Mazarino.

Cardenal Richelieu

Anuncios

2 pensamientos en “Anécdota del Cardenal Richelieu

  1. Ya apuntaba maneras, si. ¿Sería tan malo malísimo como le pintaron luego en la literatura?

    Un saludo amigo, muy interesante el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s