Novia a la fuga

La historia que les cuento es real, salió publicada en uno de los periódicos de mayor prestigio del país.

Sucedió en la provincia de Barahona al sur de la isla de Santo Domingo el 27 de febrero pasado, día en que todos celebrábamos nuestra independencia nacional.

Marcos Olivares se casaría ese día; todo estaba arreglado, un tremendo biscocho de boda había sido comprado, amigos y familiares ya estaban allí desde muy temprano, en fin, no se había dejado nada a la casualidad.

Todo hubiese transcurrido bien de no ser por un pequeño detalle de que al llegar la hora de la boda la novia no apareció, había desaparecido como por arte de magia del salón de belleza donde le arreglaban el pelo.

Al cabo de unas horas se recibió una impronta llamada telefónica, les informaba que la novia había sido secuestrada, que estaba en poder de un tal Ruddy Pérez y no sería devuelta. Esto provocó el ingreso a un centro médico de la madre de la joven, quien temió que lo peor ocurriera a su hija.

Las investigaciones no se hicieron esperar y se determinó que Ruddy Pérez era un ex esposo de la joven novia. Durante toda la noche agentes de la Policía, fiscales y parientes buscaron en vano el lugar donde estaría “secuestrada” la joven novia, mientras la madre sedada seguía llorando el “secuestro de su hija”.

Grande fue la sorpresa del novio, los hermanos y los invitados a la boda cuando al otro día la versión cambio y se difundió la noticia de que no hubo ningún secuestro, sino que la joven Doris Méndez había decidido, el mismo día en que se casaría con Marcos Antonio Olivero y Olivero, restablecer sus relaciones amorosas con su antiguo esposo, un ex marino, de nombre Ruddy Pérez.

Doris desapareció cuando abordó la cola de una pasola con rumbo desconocido, pero bien identificado por su acompañante, que fue directo al hotel Brasil, donde la pareja pasó la noche, dejando “plantado” al novio.

Marcos se quedó con el pito, pero sin la flauta y sólo atinó a decir: “Como cristiano yo mantuve un año de amores con Doris y nunca la toqué, esperando el momento del matrimonio. Nos casamos por el civil y este sábado sería la fiesta con los familiares y amigos”, precisó.

“Por eso no entiendo qué pudo haber pasado, pero si fue como se dice ella tendrá que pagar los más de 70 mil pesos que gasté en los preparativos”, advirtió dolido el frustrado novio.

Link: Listín Diario / Foto: Lolita 8

Anuncios

2 pensamientos en “Novia a la fuga

  1. Opino como Jenny, ella no debió de hacer las cosas así, pobre hombre que se quedó compuesto y sin novia.
    Un fuerte abrazo Pedro Guillermo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s