La transfiguración

Uno de los más bellos cuadros del genial pintor y arquitecto italiano del Renacimiento, Rafael Sanzio, es: La Transfiguración, que trata el  estado en el que Jesucristo se apareció a sus discípulos en el monte Tabor.

Después de haber terminado la obra la cual era un encargo del cardenal Julio de Médicis en 1516 para la catedral titular de San Justo en Narbona, Francia, sede obispal del comitente. Se acercaron dos cardenales, y comenzaron a criticar algunos detalles, sobre todo el color de los rostros. Al pintor le disgustaba enormemente que quienes no conocían de pintura osaran emitir juicios de sus obras, y mucho menos si eran desfavorables, por lo que sin poderse contener dijo a uno de los cardenales que con aire de superioridad continuaba su absurda crítica:

— Los rostros de San Pedro y de algunos otros son demasiado rojo…

— Efectivamente, así están—replicó el  artista.

— ¿Así están? ¿Dónde?

— ¡En el cielo! Rojos de vergüenza de que la Iglesia tenga cardenales tan poco versados en pintura.

2 pensamientos en “La transfiguración

  1. Pingback: La-transfiguracion : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s