No estaba muerto, estaba de parranda

Al amigo Miguel Antonio D`León Jiménez (alias Chichí), le pagaron su salario navideño No.13 en R.B., y sin pensarlo dos veces, se fue a tomar unos tragos, resulta que después de algunos días de desaparecido, su familia comenzó a buscarlo en hospitales y cárceles, y… nananina. Al ver que no aparecía todos lo dimos por muerto. Al cabo de algunos días de haber desaparecido, encontraron un muerto en el barrio “María Auxiliadora”, un muerto muy parecido. Les hicimos un  gran velorio en “El Mameluco” y lo pasamos por donde “Chichío”, hasta le rezamos una  novena, les perdonamos sus deudas y lo enterramos en el cementerio “Cristo Salvador”. Pero un día se apareció con un jumazo, lleno de vida y contento vociferando – ¡hey, hey! ¡”Se equivocaron de muerto”! Allí se formo un tremendo lío, y no de ropa.

Bueno, después que aquello pasó y fue calmado todo dijo, de muy mal modo, que ahora  Doña Ercilia (su madre), ni sus mujeres lo quieren…no quieren dormir con muerto.

Más tarde supe que se había ido de juerga para un campo de “La villa de las Hortensias” enamorao compai… como un perro.

Cualquier  parentesco con algo similar que haya sucedido es pura coincidencia. Tambien se han cambiados los nombres para proteger a los personajes reales de esta historia.

Anuncios

Un pensamiento en “No estaba muerto, estaba de parranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s