Barriga verde

Cuenta el abogado, historiador, poeta, folklorista, filólogo, educador y creador del diarismo en la República Dominicano. Don César Nicolás Penson, en su libro “Cosas anejas”,  una  interesante historia acaecida durante la época colonial y conservada por transmisión oral: Barriga verde, la historia de un muchacho de noble ascendencia española, a quien por intriga de familia lo mandan a la lejana colonia de Santo Domingo y allí lo abandonan, aunque para suerte lo acoge y atiende paternalmente un hombre sencillo y laborioso; la historia se desarrolla  a fines del siglo XVII, vagaba por las calles de esta histórica y «muy noble» ciudad de Santo Domingo, un pobre muchacho, según dicen, su edad no pasaría de cinco a seis años, tal vez, llegaría a diez.

Aquel jovencito bautizado por los muchachos de la época con el mote de Barriga verde con el fin de ridiculizarlo por el protuberante vientre que exhibía causado por  las altas calenturas que sufría y que le consumían.

Un buen día, un hombre negro, habitante ejemplar de la ciudad colonial el cual dentro de su pobreza llevaba, más o menos, una vida holgada gracias a que era  en, aquel momento, el que calzaba a ricos y pobres, pues tenía un pequeño taller de zapatería donde fabricaban los más hermosos diseños de chancletas o sandalias de cueros de cabras (chivo) curtidos de la más alta calidad, algunos dicen que también era sastre, junto a su taller de zapatería tenía una pequeña bodega que usualmente atendía su esposa.

Dice, don César, que un día, en que aquel buen hombre de piel negra como azabache, se encontraba entregado a sus ordinarios quehaceres de artesano, su mujer,  que había salido a la calle entró muy compungida y llena de esa caritativa conmiseración que inspiraba al prójimo en tiempo en que el prójimo era aún persona humana, oyó que esta le decía:

-¡Ay! Taita Polanco, que así le denominaban,  y como llamaban entonces a padres y abuelos, mira que ahí, en la calzada está un pobre muchacho blanco, enfermito, enfermito ¡el pobre! Está titiritando de calentura.

Efectivamente, era el ya célebre barriga verde que se encontraba postrado en la calle al borde de la muerte con una fiebre cerca de los 40 grados, apenas se le escuchaba un débil gemido, y continuaba con fuertes temblores de frío.

El taita Polanco no lo pensó dos veces y ayudado por su mujer se echó su muchacho al hombro y lo introdujo a su humilde morada, e hizo preparar una cama lo más cómoda que pudo con junco y pieles, al tiempo que mandaba a disponer ciertas pócimas caseras con la que se proponía medicinal a su protegido.

Tan buenas fueron las pócimas como las humildes atenciones de aquella familia que en breve tiempo barriga verde estaba como nuevo, y se quedó a vivir bajo tan hospitalario techo, apellidando papá al taita Polanco.

Dicen que la familia se encariñó con el niño como si fuese hijo propio, desde entonces,  se le alimentó con buena comida, mando hacer ropa elegante,  se le recortó, lavó y despiojó el rubio pelo esmeradamente.

Era el niño al decir de algunos familiares y amigos sobrevivientes del honrado menestral, lo que se llama un botón de rosa: muy blanco, sonrosado de ajos azules, pelo rubio, nariz perfilada, cara redonda y lleno de carnes. Denotaba gran inteligencia.

¿Pero quién era ésta abandonada criatura?

A decir verdad, ni él mismo podía contar nada, porque no sabía ni como lo habían traído de España, ni que tierra era esta ni persona alguna podía dar informe de él.

La esposa de Polanco estaba clueca y toda la familia le rodeaba de atenciones y cuidados, tratándole como a un príncipe.

El viejo taita se hacía acompañar de su niño a todas partes, le puso a la escuela mañana y tarde, le llevaba y le traía.

Tiempo después de estar aquí el desamparado niño, llegaron unos papeles, para que se buscase a un niño que había desaparecido de la Corte de España, requisitoria, que, dicen, se dirigieron a todos los dominios españoles; perdida ya, parece, la esperanza de encontrársele en la península.

Y aquí entra nuevamente el misterio.

Llegado era el momento de la cruel separación, en que debía restituirse al niño a su hogar y a su patria.

El cómo sucedió nadie lo sabe, las autoridades clandestinamente arrebataron al muchacho que ya estaba hecho un mocito, cual dicen que desapareció tan misteriosamente como había aparecido.

Pasado ya algunos años.
Vivía en la ciudad de santo domingo un señor muy respetable que era Escribano (Funcionario público autorizado para dar fe de las escrituras y demás actos que pasaban ante él.) Tenía entre manos un asunto grave que había de resolverse en la capital española. El Notario debía pasar forzosamente, debido a esta circunstancia.
Sintió la necesidad que tenía de una persona de su confianza que le acompañara a tan largo viaje.
Naturalmente, pensó inmediatamente en el hombre más honrado de la ciudad, en  aquel viejo y muy querido Polanco.
Una tarde dijo al digno artesano, tomándole aparte:
-Tengo un grandísimo empeño contigo, mi querido taita Polanco; pero no me has de decir que no.
-Sabrás pues, que debo ir a España a asunto urgente, y necesito una persona de confianza y de bien que haga conmigo el viaje.
-¿Señor? “Este pobre negro” ir a España. ¿Habla su señoría de veras?
-Como lo oyes- ¿De qué te asombras?, buen Taita Polanco. ¿Te decides o no? Te advierto me harías un gran servicio.
-Después de pensarlo y repensarlo, no sin antes consultar a su familia, ya que los viajes en aquellos tiempos se consideraban eterno, hasta se hacían testamentos y confecciones y comulgaba.

Pues bien si su señoría se empeña…  Dijo el artesano.

Tras muchos meses de navegación, tocó al fin el buque tierra.

Estando en Madrid, varias semanas después yendo distraídamente por una calle adelante, bien abrigado con una vieja capa verde, encontrase con un coche ricamente ataviado y con las armas de una gran casa.
Cuando del coche se arroja un personaje joven de distinción y vestido con suma elegancia, quien al verlo, y sin poderse contener, lanzó esta exclamación:
-¡Papa!…
-¡Papa! tornó a exclamar el desconocido bajando del carruaje y precipitándose en sus brazos, mi querido papá, ¿que ya no me conoce su merced?  ¡¡Yo soy Barriga Verde!!

En efecto, el pobre muchacho abandonado de las calles de Santo Domingo, el recogido por caridad, era nada más y nada menos que el heredero de una de las casas más encopetadas de España. El joven era, grande de España de primera clase, caballero cubierto y toisón de oro y tal vez muy allegada a la Real Familia.  Era, además según dicen, casado y jefe de una familia encumbradísima.
Dic. 1888

Crédito: Cosas Añejas • César Nicolás Penson • Editorial Letra Gráfica, febrero 2011.
About these ads

7 pensamientos en “Barriga verde

  1. Vaya cuanto me ha gustado la historia. Y fíjate que siendo española no la conocía. Me suena lo de “Barriga verde” pero no conocía la historia.
    Me pregunto quién sería este personaje de la historia y realeza.

    Un abrazo.

  2. En realidad esta historia aparece en un libro llamado “Cosas Añejas” su autor, abogado e historiador Don César Nicolás Penson, destacó por reunir tradiciones correspondientes, en su mayoría al último cuarto del siglo XVll. Dándole mucha importancia a las de la época colonial, que fueron conservada por transmisión oral, así que, no se podría saber que hay de cierto en esta historia. Gracias Jenny

  3. Me gustó mucho esta historia pues “Barriga Verde” del que todos se burlaban era nada más y nada menos que unos de los herederos de las mejores casas de España… Además tiene un gran valor que es el de la humildad porque este muchacho a pesar de ser un joven rico no se olvidó de Polanco quien lo ayudo en aquel momento de abandono…

  4. muy bonita historia, me gusto la parte en k le grita al viejito
    -¡Papa!…
    -¡Papa!
    ¡¡Yo soy Barriga Verde!!
    muy lindo de su parte k lo considerara como su padre, de k apesar de ya ser grande lo tuviera presente.
    asi es k deve de ser …. :D

  5. Me gusto muchisimo al tal parecer el niño burlado por su nombre, barriga verde era más que un eredero de una de las casas más ricas de España ,
    Me gusto como llamo a al zapatero que lo refugió en su pobre bodega, despues de varios años de ser arrebatado lo llamo papá.

    Es muy ejemplar por su agradecimiento.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s